Noticias recientes

FICHA N° 1 SOBRE LA EUCARISTÍA (material para aprender juntos)

LemayLogoCongresoEucaristicoNacionalChile2018_ComunicacionesCongresoEucaristico2018ChileFICHA N°1.

Presentación

Este año, como Iglesia Chilena, estamos llamados a vivir un año en torno a la eucaristía,  para poder reflexionar, celebrar y profundizar en la más importante de las celebraciones litúrgicas de nuestra vida cristiana.

Como comunidad del Santuario El Carmen, queremos entregar una serie de fichas con el propósito de entregar una breve catequesis de la Eucaristía, su historia, liturgia, gestos, etc. Así podremos conocemos y vivir de mejor manera nuestras celebraciones como comunidad.

 

Qué significa la palabra  Eucaristía:

La palabra “Eucaristía” proviene del griego “Eu – jaris” (buena gracia, acción de gracias)  y significa “Acción de Gracias” Por lo tanto la Eucaristía es “Nuestra acción de Gracias” a Dios.

¿Con qué otro nombre conocemos la Eucaristía? También le llamamos “MISA”  palabra que surge en la Iglesia  en Roma en el siglo IV y que al término de la celebración el celebrante despedía con las siguiente frase “Ite Missa est” (idos, váyanse, han sido enviados) Missio, Missa, tiene que ver también con misión enviados.

Desde esto podríamos decir que el que participa en la eucaristía al final de ella se dice a sí mismo “he sido enviado”  pastoralmente nos podríamos preguntar ¡enviados para qué? Para contar, decir entre los nuestros lo que se ha vivido en la celebración eucarística.

Existe una corrientes pastoralistas en América latina que también le han llamado en su sentido amplio  la celebración de la “Fracción del Pan” porque en la Misa, “el pan se parte y se comparte”.

Esto es muy cierto, pero no sólo en la misa se parte el pan, también se escucha y se comparte la Palabra de Dios.

La respuesta para ello es que en la misa nos alimentamos del “Pan de la Palabra” y del “Pan de Vida” que es Cristo Sacramentado.

 

El origen de la Eucaristía.

La Iglesia ha sabido leer en los evangelios el inicio de la eucaristía en la llamada “última Cena” de Jesús. Cuando Jesús y la comunidad de apóstoles compartieron la cena pascual (pesaj judío) pero en dicha ocasión, Jesús hace algo nuevo, dice que ese pan  y ese vino compartido pasan a ser su cuerpo y su sangre y que les deja el mandado a los apóstoles que “lo hagan en memoria suya” (Hagan esto en memoria mía).

La eucaristía es también el “memorial” de Jesús, memoria que se traduce en su vida, palabras y obras que al reunirse la comunidad lo hacen en nombre de Jesús, alimentándose de sus enseñanzas y de su cuerpo y su sangre.

De ello, deducimos que en la celebración de la eucaristía, Cristo es el centro de la celebración, su palabra, su mensaje, su enseñanza y su pan y vino que es su cuerpo.

Las primeras celebraciones en el mundo cristiano judío se celebraban en las casas y todos sentados en el suelo sobre cojines (propio de culturas del medio oriente)

 

Cuando el cristianismo se fue expandiendo en el mundo greco-romano, se fue incorporando asientos (bancas) mesa o mesón y en torno a ella se sentaban los participantes de la celebración. Recordemos que eran comunidades pequeñas. Las eucaristías, se celebraban en las casas por lo tanto surgen muy domésticamente.

 

Cuando las comunidades se expanden en Roma y sus principales ciudades de la actual Italia, se comienzan a celebrar “de pie” uno por los espacios (catacumbas, que eran sepulturas y mausoleos) y una mesa principal que pasó a llamarse “altar”.

(Y se les ponía una reliquia de algún santo o mártir  – ARA-) donde también se celebra el “sacrificio de Cristo”.  Por ello, al iniciar la misa, el sacerdote besa el altar, porque simbólicamente Cristo en la misa es también altar.

También por ello, durante la misa, quienes suben al altar (acólitos, ministros, lectores) hacen una venia al Altar, Esa venia, no se hace al Sagrario. Durante en la misa, el altar ocupa el centro de la atención y el sagrario pasa a “segundo plano” (Solo durante la misa)

 

Y eran de pie, porque los creyentes representaban a “Cristo Resucitado” en cada celebración los participantes eran “hombre y mujeres nuevos” y la expresión de estar de pie, simbolizaba corporalmente…”Aquí estoy Señor, resucitado por tu gracia”.

 

Pepe Abarza, cmf

@ppcmf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top